Erika, no soy perfecta - Alfredo PiedrafitaAlfonso Bañeres

9788491092643

Nuevo

5 artículos

Entrega en 15 días

Más

Es un manifiesto por la imperfección, expresado a través de la historia de Erika, una eriza que pierde una pata y es por ello abandonada a su suerte en el bosque. Allí va descubriendo los personajes que lo habitan y comprende que nadie es perfecto y debe quererse tal y como es.Es un tributo a todos esos animales que esta sociedad irresponsable e insensiblemente caprichosa abandona a diario. Erika fue abandonada con una pata totalmente necrosada, pero tuvo la suerte de que la pudimos operar y nuestra compañera Tania la adoptó y la mimó hasta el fin de sus días.Es un mensaje de autoestima, para que ese momento tan mágico como frágil llamado niñez no corra peligro de ser roto por la intolerancia de los autoconsiderados perfectos. 

Ficha técnica

ISBN-ISSN 9788491092643
ISBN-ISSN Anterior 8491092641
Título Erika, no soy perfecta
Autor(es) Alfredo Piedrafita;Alfonso Bañeres
Seudonimo del Autor ;
Título original Erika, no soy perfecta
Edición 1
Editorial Erein Argitaletxea, S.A.
Colección Albumak
Número en colección 15
Páginas 56
Idioma Español
Caratula BB
ISBN-ISSN Anterior Guiones 84-9109-264-1
ISBN-ISSN Guiones 978-84-9109-264-3

Reseñas

Escribe tu opinión

Erika, no soy perfecta - Alfredo PiedrafitaAlfonso Bañeres

Erika, no soy perfecta - Alfredo PiedrafitaAlfonso Bañeres

Es un manifiesto por la imperfección, expresado a través de la historia de Erika, una eriza que pierde una pata y es por ello abandonada a su suerte en el bosque. Allí va descubriendo los personajes que lo habitan y comprende que nadie es perfecto y debe quererse tal y como es.Es un tributo a todos esos animales que esta sociedad irresponsable e insensiblemente caprichosa abandona a diario. Erika fue abandonada con una pata totalmente necrosada, pero tuvo la suerte de que la pudimos operar y nuestra compañera Tania la adoptó y la mimó hasta el fin de sus días.Es un mensaje de autoestima, para que ese momento tan mágico como frágil llamado niñez no corra peligro de ser roto por la intolerancia de los autoconsiderados perfectos.